Injerto en Aguacate

El injerto se define, en su concepto más simple, como la unión de dos partes de tejido vegetal viviente (injerto y portainjerto) de tal manera que, crecen y desarrollan como una sola planta. El injerto en el aguacate es el método de propagación más utilizado, que muchas de las veces, resuelve distintas problemáticas, ya sean del tipo fitosanitario o de manejo, que existen dentro de la zona en la que se planea establecer. Una de las problemáticas más importantes, debido a su distribución en casi todas las zonas productoras del mundo, es la pudrición de la raíz causada por Phytophthora cinnamomi.

Propósitos de la injertación El injerto como método de propagación puede perseguir uno o más propósitos, como a continuación se mencionan:

1. Perpetuar clones.
2. Cambiar cultivares de plantas establecidas por cultivares más recientes y de mayor interés.
3. Acelerar la madurez reproductora de selecciones de plantas obtenidas por hibridación.
4. Obtener formas especiales de crecimiento de las plantas (enanismo o vigor).
5. Estudiar o diagnosticar enfermedades al sobre-injertar plantas indicadoras.
6. Obtener ciertos beneficios de los patrones (adaptabilidad a condiciones edafoclimáticas no favorables).
7. Obtener mejor producción y calidad de cosechas.
8. Introducir árboles polinizadores en plantaciones con dificultad de producción.

A menudo, los árboles establecidos en campo pueden estar compuestos por más de dos individuos. Ocurre cuando sobre el primer injerto se injerta una nueva variedad y cuando esta última se desarrolla se elimina la primera, constituyendo este primer injerto la madera intermedia, también llamado interinjerto.

Tipos de injertos

En aguacate el tipo de injerto más utilizado y preferido por los viveristas es el de enchapado lateral, esto debido a su facilidad de ejecución y el prendimiento que se tiene, el cual se encuentra entre un 80 a 90%. No obstante, existen otros tipos de injertación que se pueden efectuar en aguacate como se describe a continuación:

Enchapado lateral. Consiste en hacer un corte en forma de bisel (inclinado) sobre el portainjerto a 30 cm de su base, con una longitud de 3 a 5 cm y una profundidad aproximada de una cuarta parte del diámetro del tallo. Después se realiza otro corte hacía abajo de 1 a 2 cm, iniciándolo aproximadamente en el último tercio del corte anterior, permitiendo remover una porción del costado del portainjerto, de tal forma que se forme una muesca o lengüeta que apunta hacia arriba. En la vareta de 10 a 12 cm de largo también se hacen dos cortes, en lados opuestos en forma de bisel, uno largo (3 a 5 cm de longitud) y uno corto (1 a 2 cm), de tal forma que se forme una cuña. Después de realizados los cortes, se inserta la vareta sobre el corte del portainjerto, procurando que el cambium (franja de células que da lugar tanto a xilema como floema), tanto de uno como del otro, queden en contacto. Posteriormente, el amarre es hecho firmemente con cinta plástica, de abajo hacia arriba para favorecer una estrecha unión entre los tejidos del cambium de la vareta y el portainjerto. A las cuatro u ocho semanas después del injerto es posible identificar los injertos exitosos, y de serlo puede cortarse en forma de bisel el portainjerto 5 cm aproximadamente arriba del punto de injerto.

Hendidura terminal. Inicialmente se corta el portainjerto de 10 a 15 cm desde la base. Es necesario eliminar hojas y ramas que están cerca del punto de injerto, pero procurando dejar unas pocas hojas para que continúe con su proceso de fotosíntesis. Sobre el portainjerto se hace un corte vertical, justo por el medio de aproximadamente 6 cm. Por otro lado, a la vareta de 10 a 12 cm de largo (2 a 3 yemas), con aproximadamente el mismo diámetro que el portainjerto, se le realiza un doble corte en su base en forma de bisel, en lados opuestos, de la misma longitud (5 cm), de manera que quede en forma de púa. Posteriormente la vareta se inserta en el corte realizado al portainjerto, a manera de cuña, garantizando que coincidan los cortes, al menos en uno de los lados, para favorecer el contacto, y la posterior unión, del cambium de la vareta y el portainjerto. Al final, se amarra los cortes firmemente con cinta plástica de abajo hacia arriba para asegurar una buena cicatrización, además de evitar que entre agua y/o polvo. La cinta debe tener la capacidad de expandirse a medida que el brote incremente su diámetro. Se puede realizar en cualquier época del año.

Hendidura doble. Practicado sobre ramas o troncos (portainjerto) con diámetros de hasta 10 cm. Básicamente igual al de hendidura terminal, pero en este caso se preparan dos varetas de 10 a 12 cm de largo, con forma de púa en su base, que son injertadas a cada lado de la rama o tronco, de manera tal que se asegure el contacto del cambium, tanto de las varetas como del tronco o rama. No puede ponerse la púa por el medio, pues no existirá contacto alguno entre los cambium de la rama o tronco con la vareta. Se lleva a cabo durante la primavera, cuando el árbol retoma su metabolismo.

Yema. Se ocupa una sola yema de la variedad de interés y se requiere el desprendimiento de la corteza, es decir, que exista un cambium activo. No es frecuente utilizar este tipo de injerto en aguacate; sin embargo puede realizarse.

Yema en T o escudete.  El portainjerto debe contar con un diámetro mayor a 2.5 cm. En este se realiza un corte vertical de unos 3 cm y después un corte horizontal, de forma tal que se forme una letra T. Dichos cortes se realizan a una altura de 10 a 25 cm desde la base del portainjerto. Para extraer la yema de la variedad es necesario hacer un corte horizontal a 1 cm por encima de la yema y otro de forma longitudinal hacia arriba, iniciando 2 cm por debajo de la misma. A la yema debe dejársele sólo una pequeña sección del peciolo. Posteriormente, debe desaprenderse la corteza del portainjerto para abrir dos aletas e implantar la yema entre los dos lados levantados, hasta que los cortes superiores coincidan. Al final se amarra firmemente con cinta plástica, dejando libre la yema y el pedazo de peciolo. Parche. Es más complicado que el anterior. Consiste en realizar dos cortes paralelos horizontales de una longitud de 1 a 2 cm y después dos cortes verticales de 3 cm, para extraer un parche rectangular de corteza, con un poco de madera del portainjerto. Para extraer la yema de la variedad se hacen cortes similares al portainjerto, asegurando extraer también algo de madera con ella. Como paso siguiente se reemplaza el parche del portainjerto con el parche de la variedad, y al final se amarra con cinta plástica, procurando dejar libre la yema.

Reinjertación. Los arboles de aguacate pueden ser reinjertados, independientemente de la edad, siempre y cuando cuenten con buen vigor y sanidad. Para la reinjertación es necesario un rebaje (poda) del árbol muy importante a unos 50 o 60 cm del suelo, también conocido como “rebaje a tocón”. La reinjertación suele realizarse en plena primavera y pintando la madera de blanco con pintura de agua para protegerla del sol. Existen dos técnicas de reinjertación, la primera consiste en hacer injerto de corona, y en la segunda se debe esperar a que se emitan nuevos brotes y sobre los cuales se pueda injertar por los métodos anteriormente descritos. En el caso de estos árboles debe esperarse un tiempo antes de la reinjertación, con objeto de permitir la disminución en el contenido de auxinas acumuladas por años en los troncos. En caso de que hayan sufrido sequías, es necesario primero permitir la recuperación del sistema radical.

Corona. Se utilizan más de dos varetas y el portainjerto puede tener hasta 50 cm de diámetro. Las varetas de unos 12 cm de longitud (2 a 3 yemas) se les realizan dos cortes en forma de bisel en lados opuestos, uno más pequeño que el otro. En la corteza del portainjerto se realizan cortes verticales de un largo adecuado para que entren las varetas, procurando llegar hasta la madera. El número de cortes dependerá del número de varetas que se pretendan injertar. Las varetas se insertan entre la corteza y la madera del portainjerto, de modo tal que el corte biselado más largo quede de cara a la madera. Al final se amarran firmemente con cinta plástica. La reinjertación permite realizar cambios de variedad sin importar la edad del árbol. Sin lugar a duda existen otros métodos de injertación, pero que en el caso de aguacate son poco utilizados y que algunas veces son empleados para corregir algún problema puntual. En el caso del injerto por aproximación, es realizado para reemplazar el sistema radical de la planta. De igual manera, el injerto nodriza es importante para incrementar el sistema radical de plantas con poco desarrollo, mientras que el injerto de puente es utilizado para reparar corteza lesionada o superar problemas de incompatibilidad.

Fuente: www.intagri.com