Cultivo de algodón

 

El algodón es un cultivo que ha aumentado a gran escala y de él se obtiene la fibra destinada para la industria textil y algunos aceites extraídos de sus semillas.
La planta de algodón tiene una nascencia muy débil por lo que necesita de muchos cuidados para su desarrollo.
Es una planta de fibra suave con gran valor para el mundo, pertenece a la familia de las malváceas y no todas las especies tienen un valor comercial. Los centros de mayor riqueza son América Central y Sudamérica con 18 especies, el noreste de África y suroeste de Arabia con 14 y Australia con 17.

En México se encuentra 14 de las 18 especies registradas en el continente. Pero, el famoso ‘algodón mexicano’, también conocido como de ‘tierras altas’, pertenece a la especie hirsutum, de ahí su nombre científico que se compone de dos vocablos en latín Gossypium que hace referencia al género e Hirsutum L. que refiere a la especie.

COSECHA

Manejo del cultivo previo a la cosecha. Es importante tener presente algunas recomendaciones relacionadas al manejo del cultivo a efectos de poder asegurar desde el punto de vista operativa una tarea adecuada. Debe seleccionarse la variedad recomendada para cada área y cada suelo. El cultivo no debe superar los 110 cm de altura, caso contrario debe aplicarse reguladores de crecimiento. La densidad de siembra, si se utilizará cosecha mecánica con sistema de despojadores o “picker”, debe estar entre 80.000 a 130.000 plantas por hectárea. El distanciamiento entre surcos debe ser adecuado para la máquina que se utilizará, con una tolerancia de más o menos 3%. El terreno debe estar bien nivelado, previendo cabeceras amplias para la maniobra de la cosechadora.

Fundamental efectuar un control apropiado de malezas y de insectos.

No deben realizarse aporques en las cultivadas, limitando a un mínimo la elevación de suelo sobre la base de las plantas, de esta manera se logrará una mejor cosecha de los capullos inferiores.

Se debe aplicar defoliantes, atendiendo a las condiciones del cultivo y al plan de cosecha, a fin de facilitar la apertura y maduración reduciendo al mínimo el riesgo de rebrote.