La bacteria Bacillus thuringiensis o Bt es una bacteria que tiene forma de bastón y flagelos (una especie de apéndice movible) en toda la superficie. Esta bacteria presente en los suelos, a la hora de reproducirse genera un cristal de proteína tóxico para los insectos, que lo ingieren sin querer, al arrastrase por diferentes superficies.

El  mecanismo de acción es sencillo:Los insectos ingieren los cristales diseminados sobre las hojas o frutos durante su fase larvaria; éstos llegan a su intestino medio y se disuelven por la acción de los jugos intestinales, dando origen a la toxina activa, que actúa sobre las membranas de las células del intestino, generando el desequilibrio del aparato digestivo. Posteriormente causa diarrea y vómitos en el insecto, provocando su muerte por deshidratación severa.

La forma de aplicación. La ventaja de usar un plaguicida biológico como el Bt es su especificidad. Pero el Bt también tiene desventajas: el viento y la lluvia pueden disminuir significativamente su actividad biológica. Además, la plaga tiene que atacar el cultivo antes de poder utilizarlo, o sea que siempre se produce algún daño y los insectos que taladran el interior de las plantas pueden escapar a sus efectos.

Para ganar eficacia se aconseja que la aplicación se haga en los primeros estadios de desarrollo de las larvas y que, por otro lado, se realice a primeras horas de la mañana o a últimas de la tarde, ya que su degradación es muy rápida si está expuesto a luz ultravioleta.