Antes de conocer los tipos de orugas y sus nombres, debemos conocer en primer lugar lo que es una oruga y sus características particulares. Se le llama oruga a la larva de los insectos que pertenecen al orden de los Lepidóptera, el cual incluye a las mariposas diurnas y nocturnas como las polillas. También se puede conocer por el nombre de oruga a las larvas de algunos coleópteros grandes como los escarabajos y luciérnagas.

Usualmente los tipos de orugas que existen tienen una forma blanda y cilíndrica que a menudo está inundada con vistosos colores que advierten a los demás animales de su toxicidad y su desagradable sabor.

Características generales de los tipos de orugas

Existen muchos tipos de orugas y con diferentes tamaños y colores, pero cuando hablamos en términos generales podemos exponer ciertas características que las hacen parecidas y por lo que se pueden reunir en un mismo grupo.

Su cuerpo es alargado y está dividido en segmentos, tienen 6 patas además de 5 pares de patas falsas que se denominan como pseudopatas o propodios que están ubicados en los segmentos del abdomen. En algunos casos el último par de patas está ausente.

El espacio que se encuentra entre las patas verdaderas y las falsas puede variar entre las especies, pues mientras en algunas puede ser muy pequeño, en otras puede ser mucho mayor como los tipos de orugas que pertenecen a la familia de las Geometridae

Los diferentes tipos de orugas pueden respirar a través de un sistema de tráqueas, por las que el aire entra a sus cuerpo por una serie de pequeños agujeros tegumenarios que están presentes a todo lo largo tanto del tórax como el abdomen, estos hoyos se conocen con el nombre de espiráculos.

Por la parte interior del cuerpo, los espiráculos se conectan con una red de tubos respiratorios que a su vez se subdividen en traqueolas y estas pueden suministrar el oxígeno directamente a todas las células.

A diferencia de los ejemplares adultos los tipos de orugas no tienen una buena vista, pues en vez de los ojos compuestos presentan una serie de 6 pequeños ojos simples que se denominan stemmata y se ubican en la parte lateral de la cabeza. Para localizar su comida utilizan las antenas.

Los 3 primeros segmentos del cuerpo de los tipos de orugas son los que conforman el tórax, mientras que los otros 10 segmentos forman el abdomen. Cada una de estas partes del tórax está provista por un par de patas articuladas y uñas, por lo que se sabe que son las patas verdaderas.

Los segmentos que conforman el abdomen pueden presentar entre 2 a 5 pares de patas falsas, que se reconocen por ser unas protuberancias membranosas de la cutícula que por lo general tienen forma de ventosa. Estas están equipadas con una o media corona de ganchos en el extremo.

La cabeza de los tipos de oruga son una capsula resistente y dura que está formada por dos hemisferios, entre los que se suele insertar una frente triangular. En la parte baja de cada hemisferio esta dispuestos en forma de herradura una serie de ojos simples, aunque algunos tipos de orugas que habitan en la oscuridad carecen de ellos.

Conoce los diferentes tipos de oruga

Cuando vemos que nuestra plantación sufre de defoliaciones, mordeduras, hojas con agujeros, y otro tipo de daños, lo más frecuente es que sea una plaga de  orugas la responsable.

Aunque es usual que cuando pensamos en orugas, sean las inofensivas mariposas las que nos vienen a la cabeza, hay mucha diversidad en lo que se refiere a las larvas de orugas, y algunas de ellas tienen una gran voracidad. Además, no son fáciles de localizar ya que su alimentación suele realizarse durante la noche.

Clases de orugas

Orugas grisesCon una longitud que puede llegar a los 5 centímetros, este tipo de oruga se enrolla con mucha facilidad, al notar cualquier tipo de contacto. Su nombre se debe a su tonalidad gris y son voraces con las hojas y el cuello de las plantas más jóvenes, pudiendo provocar la desecación de la planta en un breve período de tiempo.

Oruga rosquilla verde. Estas orugas suelen actuar en grupo y se van alimentando sobre todo de las hojas. Su incidencia es mayor en plantas de pimiento, tomate, melón, sandía, etc. Aunque suelen ser de color verde, y por eso de denominan así, en algunos casos pueden tener tonos marrones.

Esta conocida oruga de diferentes anillos que van formando su cuerpo puede llegar a tener 4 centímetros de longitud. Es voraz y agresiva y ataca sobre todo los frutos verdes, mediante una galería que va formando en el interior del fruto, acabando con su uso útil y su posible comercialización.

Polilla del tomateEsta oruga es un poco diferente del resto, entre otras cosas por un tamaño muy inferior. Esta plaga cuenta con un gran potencial reproductivo, se dice que pueden generarse más de diez generaciones en un solo año. La hembra en su fase reproductiva puede poner una gran cantidad de huevos. Cuando la infestación es grande en toda la plantación, puede peligrar la cosecha. Su efecto sobre los frutos del tomate es muy dañino, formando perforaciones que disminuyen la calidad, estropeándolo del todo en muchos casos.

Oruga blanca de la col. Esta oruga es conocida, en su fase adulta, por tener alas de color blando con dos puntos negros. Su época de más incidencia es a lo largo de primavera, hasta el comienzo del otoño. Son larvas que viven en grupo y van aumentando su tamaño y voracidad. Es fundamental poder detectarlas a tiempo cuando las larvas son jóvenes, para evitar daños posteriores de mayor envergadura.

Su color verde y los tres pares de patas que posee en su cuerpo le dan una forma de andar característica. Como plaga, aparece a finales de verano o comienzos de otoño. Su actividad se desarrolla por el día y por la noche, sobre diferentes tipos de plantaciones, sobre todo productos de verano, como el melón, la sandía, el calabacín, la berenjena, tomate, etc., así como sobre hierbas aromáticas como la menta y la albahaca.

Tratamiento

El mejor método para tratar las plagas de orugas es su eliminación de forma manual. Pero si la infección ya ha alcanzado un tamaño importante, es preciso analizar otro tipo de opciones, como es el caso del llamado Bacillus thuringiensis, un eficaz insecticida inofensivo para personas y mascotas domésticas.