Ojo de Gallo 
Enfermedad propia de cafetales con exceso de sombra, con alto grado de humedad en el ambiente y temperatu­ras de 18ºC a 23ºC. Afecta a cafetales situados a alturas superiores a los 600 m. El hongo ataca en el haz de las ho­jas pequeñas, provocando la aparición de manchas de color café oscuro y la pérdida del follaje de la planta, que se debilita y disminuye su producción.

Las plagas de Ojo de Gallo se controlan reduciendo la sombra, realizando podas de control y modelado de las matas y me­jorando la ventilación en la plantación para abatir los niveles de humedad ambiente.

Síntomas:
Se produce por el exceso de sombra, aparecen en las hojas pequeñas manchas de color café oscuro.
El ojo de gallo ataca hojas y frutos en todos sus estados de desarrollo y se observa como una mancha redonda hundida y de diferente tamaño, tomando un color amarillento, volviéndose pardo al final. Las hojas afectadas presentan manchas más o menos circulares, visible en las dos caras de las hojas. Estas manchas al principio son de color café oscuro y gris blanquecino cuando han alcanzado su madurez. En este estado avanzado de la enfermedad puede desprenderse el tejido afectado, dejando perforaciones en las hojas.

Los niveles de infección de «ojo de gallo» son altas en regiones, donde la precipitación y el poco o nulo manejo de poda y mayor número de hijos por planta favorecen el desarrollo del hongo, aún aplicando productos químicos.

Al madurar el hongo aparecen filamentos erguidos de color amarillento.
Afecta a cafetales en alturas superiores a los 600 msnm, atacando el hongo en el haz de las hojas.
Causa la pérdida del follaje del cafeto, el debilitamiento de la planta y la baja en producción, ya que al ser alto el número de manchas o bien cuando afecta directamente la nervadura de la hoja, ésta cae.

Controla con: KOCIDE 2000-O