Plagas mas comunes del jitomate

Una plantación de jitomates (Solanum lycopersicum), ya sea en invernadero o al aire libre implica una gran inversión que también puede producir grandes y permanentes ganancias. La rentabilidad en la siembra de este depende muchísimo de su salud y el tiempo dedicado a la preparación y desinfección de la tierra, sea en invernadero o al aire libre. En el tema fitosanitario, es importante tener en consideración cuáles son las plagas que le perjudican para poder mantener un control adecuado de las mismas.

La planta del jitomate no es de característica leñosa sino más bien suave y suculenta, lo que atrae a muchas plagas de insectos que se alimentan de su savia, así como de otras especies. Gran parte del éxito de una plantación de jitomate depende de las medidas fitosanitarias y de higiene tomadas en el terreno antes de la siembra.

La medida preventiva más importante contra las plagas del jitomate es la limpieza de las áreas aledañas al invernadero o a la plantación. La remoción de arbustos, lechuguillas y otras plantas que puedan servir de refugio a los insectos mientras el jitomate se desarrolla. Estas faenas son especialmente importantes cuando hay otras plantaciones cercanas o cuando se ha usado el terreno anteriormente para el cultivo de jitomate.

Principales Plagas en Jitomate

Pulgones

(Bactericera cockerelli, Myzus percicae, Macrosiphum euphorbiae, Aulacorthum solani y otros).

Los pulgones en sus diferentes variedades y tipos causan el mismo daño a la planta de jitomate en crecimiento. Estos se alimentan de la savia de la planta al hacer pequeñas perforaciones en el tejido blando especialmente en los nuevos brotes. La hembra pone hasta 500 huevos en el envés de las hojas jóvenes generalmente en el área media de la planta en crecimiento.

Las heridas que estos dejan en la piel de la planta permiten el ingreso de virus extremadamente dañinos como ser el mosaico de alfalfa (AMV), ápice amarillo (TYTV), y el mosaico del peino (CMV), además del hongo capnodium, que debilitan a la planta reduciendo su habilidad de hacer fotosíntesis y alimentarse y que si no se controlan rápidamente pueden devastar una plantación en poco tiempo.

Mosca Blanca

(Trialeurodes vaporiorum).

La mosca blanca es, tal y como su nombre lo indica, de color blanco, y puede ser vista revoloteando alrededor de las hojas jóvenes del jitomate.

Al igual que los pulgones libera una especie de azúcar de la planta que atrae a las hormigas, lo que facilita su detección. Estas moscas se alimentan de la savia de la planta, debilitándola y reduciendo notablemente su capacidad de producción. Una mosca blanca hembra puede poner hasta 500 huevos en su ciclo de vida de 1 – 2 semanas que se tardan entre 4 y 9 días en eclosionar.

Trips

(Thrips tabaci).

Los Trips son insectos que se establecen en el envés de las hojas del jitomate. Son de color amarillo hasta crema oscuro. Tienen alas y la capacidad de moverse dentro de la plantación rápidamente.

Se alimentan de la savia de la planta dejando lesiones por donde penetran enfermedades como la «Marchitez Manchada del Tomate» la Inpatiens Necrotic Spot Virus (TSWW y INSV) que de no ser controlados a tiempo pueden causar la pérdida de más del treinta por ciento de la producción en una plantación de jitomate.

Araña Roja y Blanca

(Terranichus urticae) (Polyphagotarsonemus latus).

La araña roja y blanca son ácaros que se alimentan de la savia de las plantas de jitomate dejando atrás puntos blancos, amarillentos o marrones en las hojas afectadas y haciendo que las hojas se enrollen sobre su eje central.

Se puede ver en la superficie de las hojas mancas blancas donde hay arañas rojas presentes y una colonia establecida puede secar una planta de jitomate en muy poco tiempo. Al dañar las hojas estas dejan de hacer fotosíntesis y la planta muere eventualmente.

Gusanos del jitomate

(Heliotis sp., Helicoverpa spp., Spodoptera spp., Autographa gamma, Tuta absoluta, etc.)

La mayoría de estos son las larvas de mariposas nocturnas, penetran los frutos y las hojas comiéndose el tejido interno y dejando la piel de las hojas, por lo que se ven caminos blancos o marrones que recorren las hojas de punta a punta. Son difíciles de eliminar y los daños que causan no solo a la plantación sino a los frutos en si pueden ser devastadores y rápidos.

Conclusiones

Una vez detectada la presencia de alguna de estas plagas del jitomate, se deberá tomar acciones drásticas y contundentes para controlarla y eliminarla.

Estas plagas del jitomate son capaces de destruir una plantación en muy poco tiempo, y de no lograr controlarlas los daños y las pérdidas económicas podrían ser enormes e inclusive totales. Es extremadamente establecer un cronograma de control y detección permanente para poder combatirlas antes que se multipliquen y dañen la salud del jitomate.

Fuente: sistemaagricola