Minadores de hojas

Los minadores son larvas de insectos que viven en el interior de las hojas sin dañar la epidermis foliar, de manera que erradicarlos resulta difícil, puesto que pulverizar la planta no sirve de nada. Además, también son buenos protegiéndose de las propias defensas de la planta, ya que son muy selectivos a la hora de elegir las sustancias que comen dentro de la hoja, prefiriendo siempre las capas que menos celulosa contienen.

Cómo detectar los minadores

Sabremos que nuestros cultivos son blanco del ataque de minadores cuando observemos una especie de túneles o galerías en el interior de la hoja, pero con la superficie intacta. Es decir, el minador solo se come la parte interna, pero respetando la epidermis de la hoja. De hecho podemos observarlo con cierta facilidad cuando miramos la hoja al trasluz. Las hembras adultas de minador atraviesan la hoja y depositan sus huevos en la parte interna, de manera que  la larva es la que se alimenta del interior de la planta hasta que se hace adulta y sale al exterior. Cada hembra deposita entre 100 y 200 huevos.

Qué daños hace el minador a la planta

Las hembras adultas con su ovipositor hacen agujeros redondos en el haz de la hoja para extraer la savia de la planta. Estas marcas provocadas al alimentarse ya reducen el valor estético de la planta, especialmente en cultivos ornamentales. La larva no solo excava galerías o túneles en las hojas lo que supone una reducción en la fotosíntesis, sino que también puede provocar marchitamiento o la caída prematura de las hojas. Los daños de alimentación también pueden servir de entrada a todo tipo de enfermedades.

Descripción y ciclo biológico

Una hembra adulta mide unos 2-3mm. Es de color negro con una superficie ventral y unas patas de color amarillo y una visible mancha dorsal también amarilla. El macho es un poco más pequeño. No tiene ovipositor y para alimentarse se basa en la presencia de puntos de alimentación realizados por las hembras. En esos orificios una hembra puede depositar un huevo. El pequeño huevo es de forma oval y de color blanco crema. Inmediatamente después de la eclosión, la larva joven comienza a alimentarse de las hojas. Hay tres estadíos larvarios. En el primer estadío la larva es transparente pero más tarde se vuelve de color blanco sucio a amarillo ocre y alcanza una longitud de unos 2mm. Justo antes de convertirse en pupa, la larva hace un agujero en la cutícula de la hoja.  El color de la pupa varía entre el amarillo y el marrón-rojizo. Puede permanecer en la hoja o caerse. El tiempo de desarrollo de huevo a adulto depende de la temperatura y tarda dos semanas a 30ºC y 7 semanas a 15ºC. Una hembra adulta vive durante 1-2 semanas y es capaz de poner un total de varios cientos de huevos.