Cultivo de tamarindo

El tamarindo es un árbol cuyo tamaño puede llegar a los 20 metros, aunque generalmente es de crecimiento lento. Sobre todo la particularidad de este árbol es la forma de sus frutos, donde en su interior se albergan las semillas. Son una especie de bolsas de color marrón, cubiertas y de gran tamaño, que tiene varios usos culinarios. Por ejemplo se suelen vender como dulce o para la fabricación de zumos y bebidas, e incluso se han hallado algunas propiedades medicinales.

Mejor clima para el tamarindo

El tamarindo logra sus mejores desarrollos y crecimiento en zonas de climas cálidos, con inviernos secos y suaves.  Las plantas jóvenes y poco leñosas suelen ser bastante susceptibles al frío, por lo que si esperamos un invierno frío habrá que protegerlas.

Propiedades del tamarindo

La pulpa del tamarindo posee una gran variedad de vitaminas y minerales, como: ácido ascórbico, ácido tartárico, hierro, magnesio, tiamina, betacarotenos, fósforo, potasio, vitamina C, calcio, etc. También es rica en carbohidratos, grasas, proteínas, fibras, y flavonoides.

Cultivo

Este árbol tolera muy bien las épocas de sequía pero requiere de riego para su buen crecimiento.

  • En las épocas de invierno la planta debe tener protección para que pueda soportar el clima frío.
  • Su cultivo se debe hacer en suelos mixtos, con contenido de arcilla y arena, deben tener un buen drenaje y una buena cantidad de fertilizantes.
  • El cultivo se hacer a partir de la siembra de las semillas o mediante injertos. La germinación ocurre luego de 10 días, después de este tiempo el brote debe ser trasplantado.
  • Después de 10 años de crecimiento, el árbol de tamarindo comenzará dar frutos por primera vez, luego su cosecha se hará cada 2 años aproximadamente.
  • Se debe podar el árbol para eliminar ramas y hojas secas que impidan el buen desarrollo y crecimiento de la planta, evitando con esto enfermedades y una mejor productividad de sus frutos.
Abrir el chat
Estamos a tus órdenes