Se conoce como agricultura moderna aquella en la cual el éxito del proceso productivo, va a depender del adecuado uso que se haga de la tecnología disponible para tal fin, así como también de una buena gerencia, la inversión adecuada, considerar las condiciones de mercado y el apoyo gubernamental del que se disponga.

En este modelo productivo, confluyen múltiples disciplinas, entre las que pueden mencionarse la biotecnología y la biología, ya que de ellas se desprenden herramientas vanguardistas como la proteómica, la genómica o la transcriptómica.

La agricultura moderna tiene como característica principal la incorporación de la tecnología y reducir la ciencia con la finalidad de ser más eficiente. Esto permite el ahorro de recursos como el tiempo y el dinero y el alcance de una mayor calidad y cantidad en la producción.

Con la aplicación de técnicas y el uso de maquinarias, se logra la reducción de la dependencia de factores externos, entre los cuales pueden mencionarse el clima y la mano de obra.

La agricultura tradicional

La finalidad de esta actividad siempre ha sido subsistir. Dicha técnica se caracterizaba por la carencia de tecnificación y tecnología. De manera que su producción era escasa y se limitaba para el propio consumo del agricultor y su familia.

Las herramientas básicas de esta labor eran la hoz, la azada o la pala, excepto en situaciones extraordinarias donde el agricultor poseía un tractor. Aún así su rendimiento no era utilizado en su máximo potencial.

En la actualidad, las personas que mantienen una agricultura similar siguen consiguiendo resultados parecidos, debido a la exclusiva dependencia de las capacidades físicas de los trabajadores.


Agricultura moderna

Frente a la técnica anterior, la agricultura moderna se caracteriza por el empleo de ciencia y tecnología. Ahorrando recursos económicos y temporales e incrementando la cantidad y calidad de los productos.
Este modelo de cultivo nace con la finalidad de responder a las necesidades de los mercados, comercializando miles de toneladas. Dicho empleo de técnicas y maquinaria avanzada reducen riesgos como la dependencia de factores climáticos o la mano de obra, incorporando sistemas mucho más eficaces.


Elementos que intervienen en la agricultura moderna

Cuando se habla de agricultura moderna, nos referimos a la aplicación de nuevas tecnologías en el desarrollo de los cultivos, ya que este tipo de agricultura, envuelve gran variedad de elementos, algunos de los cuales describiremos a continuación:

Uso de semillas de alto rendimiento:
 las semillas de alto rendimiento, son aquellas que se identifican como HYV por sus siglas en inglés. Estas semillas están en capacidad de hacer un mejor aprovechamiento del agua del riego, de los nutrientes y su productividad es superior al de las semillas convencionales.

Prácticas de riego adecuadas:
 el agua es considerada como la sangre de ida de los cultivos, ya que juega un papel fundamental para lograr el desarrollo del patrón de cultivo, la intensidad del cultivo, las combinaciones de cultivos, el ritmo estacional y la extensión de terreno sembrado. Siempre hay que tener en cuenta que si no se cuenta con el riego adecuado, no se podrán utilizar las semillas de alto rendimiento.

Tecnología: 
hoy en día los avances tecnológicos han modificado la manera de operar la maquinaria agrícola, ya que con la incorporación de sistemas de posicionamiento global, conocidos como GPS y los programas de manejo automático, es posible reducir las pérdidas de semillas y fertilizantes, además del ahorro de combustible.

Abrir el chat
Estamos a tus órdenes