Cultivo de frijol

Planta herbácea perteneciente a la familia de las fabaceae, de tallos delgados y débiles, cuadrangulares, a veces rayados de púrpura, hojas trifoliadas, ápice acuminado, laterales más o menos tubulosos y estandarte redondeado.
Alcanza una altura de 50 a 70 cm y sus raíces se desarrollan con una raíz pivotante principal y muchas ramificaciones.

El frijol (Phaseolus vulgaris L.) es uno de los principales cultivos en México por la superficie sembrada y la producción que se obtiene. El cultivo de frijol se siembra en todas las regiones agrícolas del país y es uno de los alimentos fundamentales en la dieta de las personas, pues es considerado como una fuente económica y esencial de proteínas, minerales como hierro y zinc, y carbohidratos como fibra dietaria y oligosacáridos. El frijol se cultiva en más de 90 países en una diversidad de ambientes y sistemas de producción, donde la nutrición es uno de los pilares fundamentales para lograr una alta productividad en el cultivo.

Las temperaturas óptimas para el desarrollo del cultivo del frijol oscilan entre 10 y 27 °C, pues es muy susceptible a condiciones extremas y debe sembrarse en suelos de textura ligera y bien drenados.
El pH adecuado fluctúa entre 6.5 y 7.5, ya que dentro de estos límites la mayoría de los elementos nutritivos del suelo presenta su máxima disponibilidad; no obstante, se comporta bien en terrenos que tienen un pH
de 4.5a 5.5

 

 

Fuente: Intagri.com

Abrir el chat
Estamos a tus órdenes